UNA FURGONETA, UN REMOLQUE Y 20 CANOAS

Así empezamos.

Dos familias, una visión, y mucho cariño por el paraíso natural en el que vivíamos.

No eran tiempos fáciles.

El crédito que nos pidieron por el camping pesaba. Pesaba mucho.

Pero nada nos iba a detener.

Estábamos decididos a mantener y a luchar por el maravilloso entorno natural de Los Picos de Europa.

Invertimos mucho esfuerzo y mucho dinero, pero poco a poco, sacamos el camping hacia adelante en una época cuando internet empezaba a hacer de las suyas.

La competencia apretaba cada vez más.

Hasta que, hace unos quince años una empresa local comenzó a ofrecer descensos en canoa por el río Sella.

Sí, ¡el maravilloso río que pasaba justo por delante de nuestro camping!

Nos preocupaba la posible masificación de nuestro entorno rural pero, vimos lo felices que llegaban los clientes después de haber hecho el descenso y, decidimos incluir esta actividad en nuestra lista de actividades recomendadas.

Con el paso del tiempo, empezamos a darle vueltas al tema.

¿Por qué depender de otros proveedores cuando nosotros tenemos embarcadero y acceso directo al río Sella?

¿No sería más lógico que nosotros ofreciésemos esta actividad cuando ya tenemos todas las instalaciones necesarias?

Y así fue que un buen día, tomamos una decisión de la que nunca nos hemos arrepentido.

Ese día compramos una furgoneta, un remolque, 20 canoas y todo el material necesario para equipar a nuestros nuevos clientes: chalecos, botes estanco, remos…

Y ese día creamos nuestro nuevo negocio: Canoas La Chalana.

¡Teníamos los nervios a flor de piel!

¿Le atraería a la gente la idea de alojarse en un camping desde donde poder practicar descenso en canoa cómodamente?

¿Funcionaría esta nueva aventura?

Las respuestas a nuestras dudas se hicieron evidentes enseguida.

Sí, ¡a nuestros clientes les encantó poder disfrutar del descenso del río Sella sin tener que preocuparse de logística y desplazamientos!

Y sí, poco a poco, la aventura funcionó.

¡Incluso hubo épocas en las que nos quedábamos cortos!

Cada vez había más demanda.

Cada vez eran más los aficionados al turismo activo y al deporte de aventura.

Pronto, ¡el descenso del Sella se convirtió en la actividad estrella en la comarca de los Picos de Europa!

Cada vez eran más las personas que sabían apreciar el valor de nuestro trato familiar, el valor de un negocio sin pretensiones cuya principal prioridad era que el cliente disfrutase de su escapada sin tener que dejarse el sueldo del mes.

Y así fue como, poco a poco, nuestro humilde proyecto fue creciendo.

Compramos más canoas.

Compramos otra furgoneta.

Y todo el material y permisos necesario para que nuestros clientes se sintieran seguros y cómodos en todo momento.

Hoy, tenemos una capacidad para más o menos para 150 personas.

¿Te animas a conocer Canoas La Chalana y probar el descenso en Canoa por el Sella?